inicio
sumario
viajes
galeria
miradas
flash-news
info práctica
diarios de viaje
links

galeria

Thomas Moran,
'
Un artista en el Far West'


Thomas Moran (1837-1926), pintor americano y artista gráfico, especializada en paisajismo. Sus lienzos muestran la enorme grandeza y la inmensidad del Lejano Oeste.

Nació en Bolton, Lancashire, Inglaterra, el 12 de enero de 1837. Los padres de Thomas Moran emigraron a los EE.UU. cuando éste tenía 7 años de edad. Tres de los hermanos Moran fueron artistas, y aprendió a pintar de su hermano Edward. Muy pronto se familiarizó con la labor de Washington Allston, Rembrandt Peale, John Neagle, y otros artistas de América. En 1853, cuando contaba 16 años de edad, Thomas Moran se empleó como aprendiz de una empresa de grabado en madera de Filadelfia. Fue en esta época cuando comenzó a pintar y dibujar en serio, explotando sus habilidades como grabador e ilustrador.

A principios de 1860, Thomas Moran viajó por la región del Lago Superior, en el norte de Michigan y quedó fascinado por la descarnada y grandiosa naturaleza de su país de acogida. Pintó y realizó numerosos esbozos sobre los paisajes de los Grandes Lagos. De vuelta en Filadelfia vendió litografías de los Grandes Lagos, antes de iniciar otro viaje, esta vez a Londres, para ver las obras del famoso paisajista JMW Turner.

Al regresar a los EE.UU., Moran, obsesionado con el tratamiento de los paisajes que había descubierto en la Galería Nacional de Londres, y con renovada fascinación por los paisajes salvajes de América, quiso partir de nuevo al Oeste, pero tuvo que esperar la oportunidad adecuada.
Esa oportunidad llegó en la forma de la Expedición Geológica organizada por el gobierno y comandada por el geólogo Ferdinand
V. Hayden en 1871 a lo que hoy es el Parque Nacional de Yellowstone. Thomas Moran fue contratado, junto con el fotógrafo William Henry Jackson, para documentar el paisaje de la región. No podía haber elegido mejor compañero de viaje. La combinación de talentos de Moran y Jackson (del que próximamente ofreceremos una exposición en esta galería) en la documentación de los géiseres, aguas termales, cañones y acantilados del Yellowstone sería fundamental para persuadir al Congreso para que una parte del territorio fuese declarado Parque Nacional. También fue el comienzo de una fructífera colaboración con Jackson al que acompañaría de nuevo en la épica expedición comandada por John Wesley Powell que en 1873 exploró el Gran Cañón.

Fue en este viaje cuando Thomas Moran pintó sus dos obras más famosas, "El Gran Cañón de Yellowstone" y "La Sima del Colorado", ambas fueron adquiridas por un coleccionista anónimo por la suma de 10.000 dólares cada una y exhibidas en el Capitolio de Washington. Ello le dio a Moran, fama y dinero. En 1875 realizó su tercera gran obra “Montaña de la Santa Cruz”, una visión de un famoso pico de Colorado.

Gracias a su nuevo estatus socio económico pudo permitirse continuar viajando por el profundo oeste americano donde acabó instalándose a para vivir hasta el fin de sus días, en 1926.

El estilo artístico de Thomas Moran es heredero de la ‘Escuela del Río Hudson', escuela norteamericana influenciada por la corriente estética del Romanticismo europeo de mediados del S.XIX, siendo algunos de los máximos representantes europeos Caspar David Friedrich y el inglés William Turner, destacando de la escuela americana los nombres de Albert Bierstadt y Thomas Cole.

El denominador común en la obras de estos artistas es su capacidad por plasmar la fuerza y el poder sobrecogedor de la naturaleza, incluso en su estado más salvaje, ante la que el hombre no es más que un ser insignificante.

La particular visión paisajista de Moran es más amable, nos muestra la grandiosidad de los paisajes del Oeste americano, pero en su estado más apacible. Sus bocetos y sus estudios de agua realizados durante sus expediciones le servirían de base para numerosas acuarelas y óleos pintados en su estudio.

La obra de Thomas Moran es, hoy en día, fiel testimonio de la grandiosidad del paisaje del Oeste americano y de sus cambios. Cambios a los que el artista se resistía, como evidencian algunas de sus obras en la que sustituye, las vías del ferrocarril -claro exponente del mal entendido ‘progreso'- por una caravana india. De cualquier modo, la visión de la obra de Moran nos remonta a la belleza de unos parajes en su estado puro, antes de la llegada del ‘hombre blanco'.


SimpleViewer requires JavaScript and the Flash Player. Get Flash.

info@fronterasdepapel.com